Manos Mormonas Que Ayudan ( MMQA)

             “Qué terapéutico y maravilloso es que un hombre o una mujer deje a un lado todo deseo de obtener ganancia y tienda una mano fuerte y enérgica para ayudar al desafortunado, mejorar y  embellecer la comunidad y limpiar el medio ambiente. Sin el servicio de cientos de voluntarios que dan de su tiempo y medios, cuán enorme sería el sufrimiento del desamparado y del hambriento en nuestras sociedades. Todos debemos aprender que la vida es una misión y no una profesión. El servicio amoroso al prójimo es una fuente de felicidad y paz mental. Nadie puede vivir plena y felizmente si sólo vive para sí.”
Presidente Gordon B. Hinckley (1910-2008)

           Hasta 1994, fecha en que se organizó el Comité Nacional de Asuntos Públicos, los miembros españoles prestaban su cooperación localmente, mediante donativos o actividades de ayuda a través de sus ramas o barrios. A partir de esa fecha fue posible la unión de fuerzas y recursos más extensos para la organización de campañas humanitarias a escala nacional: suministro de comidas a indigentes, donaciones nacionales de sangre, conciertos a favor de Cáritas y UNICEF, la entrega de 1.500 Kg. de medicamentos (valorada en 25 millones de pesetas) a las Misiones Diocesanas, un ayuno solidario por Centroamérica que recaudó más de 6 millones de pesetas para Cáritas Española (1998), etc.
En el año 2005 se introduce en nuestro país el programa “Manos Mormonas que Ayudan”, iniciado cinco años antes en Brasil, a fin de brindar servicio comunitario y auxilio, en caso de desastre, a las personas necesitadas.
El programa brinda una oportunidad opcional de servicio a los miembros de la Iglesia, mostrando que los Santos de los Últimos Días son cristianos que contribuyen al bienestar de sus comunidades. Tras una década de implantación en España, se han superado con creces las 50.000 horas de servicio voluntario.
El título “Manos Mormonas que Ayudan” sirve para determinar la función de la Iglesia en la actividad: proveer trabajadores de servicio sin, por lo general, proveer ni bienes ni materiales. Se han llevado a cabo proyectos que han tenido éxito a lo largo de Latinoamérica, África, Asia, Europa, el Pacífico y los Estados Unidos.
En Madrid se han organizado campañas de donación de sangre en colaboración con la Cruz Roja o el Centro de transfusión de la Comunidad de Madrid, recogida de material para futuras mamás y bebés con destino a la Fundación Madrina, así como jornadas de concienciación medioambiental que incluyeron la limpieza del cinturón verde de la M-40 en el barrio de Moratalaz o la de diversos parques de la capital con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid.
Desde el año 2011, los miembros de la Iglesia en nuestra comunidad han donado materiales y cientos de horas de trabajo para colaborar en el proyecto “Almohada del corazón”, cuya finalidad es proporcionar gratuitamente a las mujeres recién operadas de cáncer de mama un cojín que alivia las molestias derivadas de la intervención quirúrgica.

Objetivos de “Manos Mormonas que Ayudan”

Ayudar a los necesitados y mejorar las comunidades
D:\Descargas\IMG_2858.jpgEl servicio a los demás es una característica importante de los seguidores de Jesucristo. “Manos Mormonas que Ayudan” brinda oportunidades organizadas para que los miembros de la Iglesia den de su tiempo y talentos para bendecir a los necesitados. También les da a los miembros la oportunidad de embellecer las calles de las ciudades, los parques, las escuelas y espacios de recreación, así como de servir de otras maneras, mostrando que la Iglesia es amigable con la comunidad.

Fortalecer a los miembros de la Iglesia
A través de “Manos Mormonas que Ayudan”, los jóvenes y los adultos se vuelven más sensibles a los desafíos que enfrentan otras personas. A medida que los miembros de la Iglesia siguen el ejemplo del Salvador brindando ayuda a otras personas, su espiritualidad se fortalece.
Por medio de este programa, los miembros de la Iglesia tienen la oportunidad de mostrar los frutos de su fe y establecer lazos de cooperación y hermandad con sus comunidades.