La mujer en la Iglesia de Jesucristo

Las mujeres santos de los últimos días participan activamente en muy diversas responsabilidades y ocupaciones de acuerdo a las distintas oportunidades de servicio voluntario que la Iglesia proporciona a sus miembros: enseñan clases, ofrecen oraciones, predican en el púlpito, sirven como misioneras en todo el mundo, etc. Pero si hay un aspecto digno de referencia es el alto grado de participación en puestos de liderazgo que la Iglesia brinda a las mujeres. Cerca de 200.000 mujeres en todo el mundo desempeñan labores de dirección y liderazgo dentro del organigrama de la Iglesia de Jesucristo. Ellas dirigen el funcionamiento de al menos el 50 % de toda la actividad eclesiástica.
El 17 de marzo de 1842 José Smith organizó la Sociedad de Socorro. Es una de las más antiguas y mayores sociedades de mujeres del mundo, con más de 5 millones de integrantes. A ella pertenecen todas las mujeres miembros de la Iglesia mayores de 18 años. José Smith afirmó que la organización de la Iglesia restaurada de Jesucristo no estaba completa hasta que fue constituida la Sociedad de Socorro.
Tres mujeres (una presidenta y dos consejeras) presiden y dirigen las actividades de cada una de las sociedades de socorro en los distintos niveles administrativos de la Iglesia: mundial y local (estacas y barrios). En los lugares donde la presencia de miembros de la Iglesia es menor, estas mujeres lideran a unas pocas de sus hermanas, mientras que allí donde la Iglesia está fuertemente establecida, pueden llegar a presidir sobre varios miles de ellas.
En las mujeres también descansa la responsabilidad y dirección de al menos otras dos organizaciones de la Iglesia: la Primaria, encargada de los niños, y la organización de  Mujeres Jóvenes, a cargo de las jovencitas entre 12 y 18 años.
Estas presidencias, junto con los demás líderes y el obispo del barrio, se reúnen semanalmente a fin de deliberar y tomar decisiones que ayudan en la administración y puesta en práctica de los diversos programas de la Iglesia en sus unidades locales.